ESTA SEMANA 31Dic. – 4 Enero de 2013

No se dejen amedrentar  y Feliz 2013!!!!!

Dice este domingo en uno de sus artículos CNN Money que “despite its name, many strategist say the fiscal Cliff will not hit the economy right away”, osea “que a pesar de su nombre, muchos estrategas dicen que el precipicio fiscal no golpeara a la economía de forma inmediata”.

Cuando vi por primera vez, que al hecho de que el uno de enero venzan una serie de exenciones de impuestos y se activen automáticamente una serie de recortes de gasto público, alguien lo denominaba “Fiscal Cliff”, pensé que difícilmente se podía buscar una metáfora más desafortunada para describir esa situación. Parece evidente que la expersion se adopto con toda la mejor intención de dar urgencia a que se hiciese algo por evitar llegar a esa fecha sin un acuerdo alternativo, -lo que es finalidad encomiable-,  pero desde luego no describe con acierto lo que sucederá a partir del uno de enero.

A la hora de traducir la acepción al español, me decidí por utilizar “precipicio fiscal”, y no “abismo fiscal” , porque si precipicio ya es una palabra fuerte, abismo lo es aún más.

Pues bien, ahora que estamos llegando al uno de enero, muchos empiezan a “desayunarse” con ese aspecto desafortunado de la expresión. La bolsa, -el dinero-, como habrán visto, estos últimos meses nunca ha considerado al abismo como tal, y eso que si para alguien hay abismo en lo que ocurra a partir del día uno, es precisamente para las rentas más altas y quienes están como protagonistas de primer nivel en estas bolsas. Pero esos protagonistas, saben, -aunque dejen a los medios más conservadores que asusten al personal y defiendan sus intereses -, que también con esos recortes de beneficios, (entiéndase aumento de impuestos), se puede ganar dinero, mucho dinero. Por eso la bolsa no ha hecho hasta la fecha demasiados aspavientos, más bien los estrictamente necesarios, que obviamente se incrementaran algo estos próximos días, si no hay un acuerdo, pero todo dentro de una comedida moderación. Lo del “Fiscal Cliff”, no tiene nada que ver, ni es comparable, con la locura irresponsable de Agosto 2011, en la que la disfuncional Casa de Representantes del Congreso estadounidense amenazo con declarar a Estados Unidos en quiebra, (sin necesidad ninguna legal, ni real de hacerlo). El problema fiscal es aún más grave, pero su puesta en escena es distinta. No irrumpe como un “precipicio”, sino como una suma de despropósitos, que termina por no poder ser arrastrada, ni incluso por el país más rico del mundo.

Ocurre sin embargo que un porcentaje enorme de traders e inversores, que llevaban desde antes del verano apostando equivocadamente a que desaparecería el euro, a que la economía estadounidense no levantaría cabeza y a que entraría en nueva recesión este mismo 2012, etcétera, etcétera…. necesitan ahora desesperadamente una caída en picado de estas bolsas para poder volver a entrar en el mercado, a precios razonables, y recomponer así sus desastrosas carteras. Ojala tengan lo que desean. Pero “mi punto” es que ustedes no pierdan de vista el horizonte: 2013 va a ser con o sin “Fiscal Cliff”, un año con sobresaltos como todos, pero con una economía estadounidense y global mucho más saneada, que la de 2012.  Y 2014 y 2015 probablemente sean años de “boom” en muchos lugares del mundo.

Estados Unidos tiene que poner en orden su política fiscal, pero eso no es cuestión de salvar o saltar un “Cliff”, es algo que va más allá, y necesita un consenso civilizado del Congreso, que no puede convivir con la promesa ultra radical de los republicanos del “Tea Party”, que no pueden votar por ningún tipo de subida de impuestos del tipo que sea, (han prometido a sus donantes no hacerlo). El partido Republicano necesita resolver el cisma que ha dejado crecer dentro de sus filas, sino corre peligro incluso de disolverse o convertirse en un partido regional, -de los estados mas pobres-, algo que no seria nada bueno para el país.

Inclinaciones o preferencias políticas a parte, el Presidente Obama y los demócratas están en una situación tremendamente cómoda. Están diciendo al Congreso y al pueblo estadounidense, -del que por cierto acaban de ganar la confianza y el mandato de presidir el país por cuatro anos más-,  lo siguiente: OK están a punto de vencer un montón de exenciones de impuestos y de recortes de gastos públicos, seamos civilizados, lo primero es proteger a los que más lo necesitan, pongámonos de acuerdo “en que el uno de enero no venzan las exenciones de impuestos para quienes ganan menos de 250.000 dólares anuales”, -en eso coincidimos todos-,  y luego sigamos hablando de todo lo demás, o sea de la resolución a medio y largo plazo de nuestro problema fiscal, entrando en cuantos detalles sean necesarios. Pero a esa oferta , -imposible de rechazar si se tiene un mínimo de olfato político de sobrevivencia-, el ala conservadora del partido republicano ha dicho, “no de ninguna manera”, porque si hacemos eso luego nos “torearan” con lo demás. Puede ser, no digo yo que no, pero hay que saber cuando se pierde en política, y ese sector republicano, no reconociéndolo, puede hacer un daño tremendo e irreparable a su partido. Lo saben bien muchos republicanos en Washington , -incluido el speaker de la Casa de Representantes-, que buscan desesperadamente salir de esta absurda y disfuncional situación como sea, porque más que la economía del país, lo que verdaderamente se esta jugando aquí es el futuro del partido Republicano, y sino “al tiempo”.

La economía estadounidense con o sin impacto de potencial “Fiscal Cliff” incluido, es una economía ganadora los próximos años. El sector inmobiliario esta en franca recuperación, el empleo ira mejorando a partir de la segunda mitad de 2013, la confianza del consumidor dejará de amedrentarse con las voces apocalípticas de los “Cliffs du Jour”, que podamos tener en adelante y se volverá mas robusto, y la coyuntura global, (Europa, China, Japon, India, Brasil….), si bien con obstáculos y problemas, será los próximos cuatro años, mucho más gratificante que los cuatro anteriores, que conviene recordar a los olvidadizos, que han sido los que siguieron a la mayor recesión financiera en cincuenta años, la afortunadamente ya cada vez mas lejana “depresión arrancada en agosto de 2007” , que estuvo a punto de destruir el sistema financiero mundial, y el entramado de economía de libre mercado, con el que mejor o peor, nos llevamos moviendo y progresando favorablemente desde hace mucho tiempo. Vuelvo a advertirles: no se dejen llevar por las trompetas apocalípticas que el mundo de la comunicación moderna, necesita casi una vez al mes para poder sobrevivir. Ese es un problema de los medios, no suyo, ni de sus ahorros. Feliz 2013. 


Modificado por última vez en Sábado, 23 Mayo 2015 10:14