ESTA SEMANA, 26-30 Noviembre de 2012

Sobresaltos, pero buen futuro

Estas bolsas han subido los últimos cinco días laborables y, en total, durante la semana pasada, los principales índices han acumulado subidas del entorno del 3%. No tenemos aún datos definitivos de cómo ha ido este primer fin de semana largo de ventas de arranque de temporada de Navidad, pero todos los indicios son que superarán las expectativas. Los fundamentales de esta economía están mejorando desde hace tiempo, se empieza a notar, y es muy probable que esta temporada de fiestas acuse esa mejora.

La bolsa probablemente va a seguir volátil, pero en esta ocasión me temo que tiene más que ver con el fuerte despiste de un buen grupo de supuestos expertos, que llevan meses “no dando una”, que con las condiciones objetivas del mercado. Esta economía presenta todos los indicios para tener unos excelentes años ante sí. El mercado inmobiliario, pieza clave del sentimiento de riqueza del consumidor, ha iniciado indiscutiblemente su recuperación, y ahora lo que viene es una reactivación fuerte de ese sector los próximos cuatro años, que tendrá una clara repercusión en muchos otros sectores de la economía y del empleo.  El sector tecnológico por la vía de la migración de los viejos estándares  al nuevo escenario de preponderancia de los productos móviles, necesita/está ya haciendo toda una transformación, que en un plazo medio será muy saludable para los balances de las compañías líderes en el nuevo movimiento. Y definitivamente por la vía de la transformación del sector del automóvil, los próximos años vamos a ver la modernización del sector energético del país. El problema es que todo lo anterior obliga a discernir ya entre “nuevo” y “viejo” dinero en Wall Street, entre empresas ganadoras y perdedoras de la “nueva era”. Y esa es una tarea que solo está comenzando por aquí, y que a algunos les cuesta demasiado.

Resolver el “Fiscal Cliff” es crucial, pero no porque vayamos a caer en un precipicio el día uno de enero si no se llega a un acuerdo antes (esa imagen es muy desafortunada), sino porque es crucial poner sobre la mesa un acuerdo que vaya en dirección de corregir el desequilibrio fiscal, a medio y largo plazo, y una política impositiva que amplíe el poder adquisitivo de las clases medias. Pero esta vez los condicionamientos políticos van a hacer posible seguramente el acuerdo, por supuesto no exento de dramatismo antes de llegar a su cierre. O sea que aunque tengamos curvas y sobresaltos en el corto plazo, todo apunta a un mejor futuro. Feliz Semana.

 

 

 

Modificado por última vez en Sábado, 23 Mayo 2015 10:14