Europa: los planos de “la casa por el tejado”

No es de recibo decir como excusa al “timing’ con el que están gestionando la crisis los políticos europeos, que la Unión Europea es muy compleja, que tiene muchos centros de poder soberano independientes, que su burocracia interna es necesaria para su propia existencia. Es falso. Europa ha perdido dos años preciosos, ha perdido el tiempo y puede aún perder más. Puede perderse a sí misma.

 

Cuando se hizo patente el problema de la deuda griega, la Unión Europea debió tener una cumbre inmediatamente y poner sobre la mesa un plan de unidad fiscal y política a medio-largo plazo, y otro de medidas de urgencia (las que fuesen) para salvar el momento. El mercado hubiese entendido eso. No lo hizo, “mareó la perdiz” en el mejor estilo de burocracia torpe y escandalosamente ineficiente.

 

En el mapa de ruta de la construcción europea, (peculiar construcción en todo caso) estaba muy claro para cualquiera medianamente enterado en esos menesteres económicos, que crear una moneda única sin haber cerrado antes el tener unidad fiscal y un único Banco Central para todos era un “disparate solemne”. Pero a favor de quienes hicieron esa hoja de ruta y empujaron esa noble construcción estaba y está, que tenían muy claro  -y escrito por todas las esquinas, por cierto-, que cuando se produjese la primera tensión importante -o sea, lo que luego ha resultado ser el “problema griego”-, todos los líderes se llamarían “rápidamente” a “concilio” y pasarían a la fase “Unidad Fiscal”, con todo lo que eso implicase en su momento.

 

Esa explicación, que quien escribe esto, recibió en esos años repetidamente, cuando preguntaba, “cómo se podía construir una casa empezando por el tejado”, podía perfectamente ser aceptable -además de sobre todo posibilista y bien intencionada, claro está-, porque  estábamos ya entonces en una época en la que los rascacielos se podían construir de arriba abajo -hay abundantes ejemplos en medio mundo-,  pero gracias a los planos de construcción con los que se llevan a cabo ese tipo de construcciones, que tienen una columna central -obviamente iniciada en su base-.Pues bien, en Europa alguien perdió los planos y lo que es peor, quienes andaban por ahí cuando ha llegado el problema no han sabido a quién llamar, ni por dónde empezar. O si lo sabían, resulta que han tardado tanto en ponerse en marcha, que han empobrecido innecesariamente al continente y a parte del globo terráqueo.

 

Hay muchas cosas malas, en el cómo han gestionado hasta la fecha los políticos europeos su crisis, pero la peor es su lentitud. El no saber que los mercados en 2012 van a una determinada velocidad, y que no están por esperar esas animadas tertulias de champagne y levitas que se gastan aún en muchas instituciones del “viejo continente”. Europa está en un cruce de caminos definitivo para su historia. Yo aún soy optimista. Pero la reunión del 28 y 29 de Junio es, seguramente, el límite. Si Europa no presenta antes de un periodo “muy, muy corto” su plan de construcción de “la casa por el tejado”, (creíble para los mercados). Mala cosa. Feliz Semana.

 

 

 

Modificado por última vez en Sábado, 23 Mayo 2015 10:14