Jose Antonio Montenegro

Jose Antonio Montenegro

Editor-in-Chief DesdeWallStreet.com
Domingo, 08 Septiembre 2019 19:11

DEFICITS FISCAL Y COMERCIAL DE EE.UU. DISPARADOS

Quienes siguen la economía de Estados Unidos, ya saben sobradamente que el déficit fiscal de este país, esta absolutamente disparado al alza, desde que ha llegado a la Casa Blanca Trump. Aumenta mas de un millón de millones de dólares por año, y la razón es muy simple: se sigue gastando como siempre o más, pero no se ingresa lo suficiente.

Trump decidió en diciembre de 2017 hacer un “Regalo de Navidad”, -según el mismo lo califico-, a un pequeño porcentaje de población y de corporaciones, (que hay que decir que no lo necesitaban), y que como era de esperar no han dinamizado nada mas allá de sus bolsillos, pero no la economía real que sigue creciendo igual que lo hacia antes de ese corte de impuestos,  -entorno del 2%-, lo que implica que no ha aumentado la recaudación como consecuencia de un potencial mayor crecimiento. Porque el “fantástico” crecimiento del 4% o 5% del que hablaba el candidato Trump, ni ha llegado, ni se le espera.

Pero más chocante todavía, -o habría que decir mejor, más impresentable-, es lo que esta ocurriendo con el déficit comercial. Ya saben, el gran objetivo en el que el candidato Trump tenia puesta toda su atención: el desbalance comercial con el resto del mundo, que le llevo a abrir nada mas pisar Washington la estúpida estrategia de las guerras comerciales unilaterales entre Estados Unidos y todo aquel que se pusiera por delante. Algo al estilo de las viejas películas de John Wayne, que gusta a sus votantes, pero se ha convertido en el gran desastre económico global del momento, llevando a la contracción económica a grandes economías como la alemana o la japonesa, y entorpeciendo la marcha de la gran economía china, de la que depende media humanidad, -literalmente-.

Pues bien, como digo, la balanza comercial entre Estados Unidos y el resto del mundo, resulta que ha aumentado su déficit en un 24,8% desde que Trump esta en la Casa Blanca. Y si nos quedamos solo con el déficit con China, el aumento ha sido en esos dos años y medio de un 23,3%. Vamos gestión desastrosa donde las haya, también en ese objetivo que se suponía prioritario para Trump y su equipo. Feliz Semana.

Lunes, 02 Septiembre 2019 13:25

NUEVO CURSO EN WALL STREET

Pues sí este próximo martes día 3 de septiembre, comienza el nuevo curso para Wall Street. Tras la festividad de Labor Day el lunes, se acaba oficialmente la época de verano en esta parte del mundo, -siempre algo más lenta de lo normal-, y aquí estamos: “a ver qué pasa a partir de ahora”.

Agosto ha sido un mes de vértigo, por su extrema volatilidad, pero en el que conviene constatar que los principales índices, no han caído demasiado al fin del día. Porque en el mejor funcionamiento de “montaña rusa”, las caídas en picado se han recuperado en parte con tirones hacia arriba también considerables. Aunque ha sido el peor mes desde el pasado mayo, las caídas son moderadas. El Dow Jones se ha dejado un 1,7%, el S&P 500 un 1,8%, y el Nasdaq un 2,6%.

¿Qué quiere decir esto?. Pues fundamentalmente que aún existe una importante disparidad de opiniones, entre los inversores, sobre cómo puede seguir el mercado hacia adelante estos próximos seis-doce meses.

Por un lado la desaceleración económica global esta ahí, la guerra comercial con China sigue sin cerrarse, las empresas estadounidenses han bajado de forma considerable y llamativa sus inversiones. Pero del otro lado esta un consumidor que sigue gastando, -aunque ya ha empezando a tirar en exceso del crédito-, estamos próximos a la Navidad que es la gran época de consumo del país, el crecimiento, no esta en las magnitudes que anuncio Trump, -por supuesto-, pero se mantiene en el entorno del 2% en el que lleva creciendo los últimos anos. Y bien todo eso hace pensar que cualquier escenario es probable casi al cincuenta por ciento.

El escenario malo es el de que la economía estadounidense acaba viéndose arrastrada por los vientos en contra descritos arriba y entra en recesión, y el bueno, que sigue resistiendo, las condiciones internacionales mejoran, y batimos nuevos records de crecimiento continuado, -recuerden que desde julio estamos en el periodo más largo de crecimiento de la historia del país, superando los diez años sin una marcha atrás-.

En lo que la balanza se va hacia un lado u otro, mi recomendación es que sean muy selectivos con sus inversiones, no es tiempo de comprar índices. Si no empresas de futuro, una a una, y definitivamente, que formen parte de la nueva economía.

Recuerden, la economía del pasado en este país, se va con Trump, y eso puede durar más o menos, pero termina por llegar. Y lo que viene es un nuevo mundo, de tecnologías limpias, sostenibles, y de nuevo crecimiento global sincronizado, como el que teníamos en 2016, pero fuertemente reforzado por la convicción de las principales economías y países del mundo, de que nunca más deberemos entrar en dinámicas que impidan la globalidad comercial, social y humanitaria. El futuro no es de las guerras comerciales, ni de los muros separando países y personas. Feliz Semana.

 





 

Domingo, 25 Agosto 2019 16:36

PUES YA NO TENEMOS “PLATOS DE POSTRE”

Dediqué mi columna anterior a la cuesta abajo en la que están los “Trumponomics”, pero ciertamente no creía que en solo siete días el deterioro podría haber llegado a ser tan acusado como ha sido. El viernes pasado fue desastroso. Veremos cómo reacciona el mundo corporativo los próximos días.

Cuando toda la atención estaba en el discurso de Jerome Powell en la cita anual de banqueros centrales de Jackson Hole, que se celebraba esa mañana, Trump tuiteó: “no se quien es más enemigo de Estados Unidos, si Xi Jing Ping o Jerome Powell”, y luego a continuación “ordenaba” a una serie de grandes multinacionales estadounidenses, “que dejasen de hacer negocio con China”. China llevaba tiempo anunciando su medida de imponer aranceles a EE.UU. como represalia de toda esta estúpida escalada “Trumpiana”, y así lo acababa de comunicar, sin prisas, pero con una muy bien calibrada selección de montantes y artículos, por un total de 75.000 millones de dólares que por ejemplo dejaran al sector del automóvil de este país tocado.

La Casa Blanca de Trump, con el presidente peinando sus complicados cuatro pelos para coger el avión a Francia en la noche y asistir al G-7,  celebro una delirante reunión todo el día con sus asesores comerciales y económicos, (sin comentarios), y salieron con una serie de tuits un poco antes de las  cinco de la tarde, -con las bolsas ya cerradas-, anunciando aumentos fuertes de aranceles en todos los capítulos ya abiertos. Vamos escalada de agresiones.

En mi opinión y la de muchos otros expertos, inapropiada reacción inmediata, que pudo haberse evitado, pero que a partir de ya, hay que ver cómo gestionar para no terminar completamente con toda la “vajilla comercial global”. Pero el daño va en aumento y en mi metáfora, puedo comunicarles oficialmente, que ya no tenemos platos de postre suficientes para todos los comensales. Habrá que servir una crema dulce en cuenco.  Feliz Semana.



 







 





 


 



 






 


 

 

Domingo, 18 Agosto 2019 15:43

LOS “TRUMPONOMICS” EN DECADENCIA

Los “Trumponomics”, es decir ese batiburrillo de medidas económicas sin cabeza que Trump y su mediocre equipo han ido poniendo en marcha desde enero de 2017 y hasta la fecha, esta entrando en cuesta abajo, y no se ve que la cosa pueda remontar. Para resumir, los “Trumponomics”, son fundamentalmente primero una serie de medidas para defender a la vieja economía del petróleo y el carbón en detrimento de las energías renovables y limpias, -lo que lleva consigo una serie de regulaciones que en relación con el medio ambiente se han hecho desaparecer, o se han relajado de forma escandalosa en este periodo-; Después un nostálgico y equivocado deseo de abandonar el libre comercio global y de volver al proteccionismo comercial y al autoabastecimiento, tan trasnochado como interesado, -porque tiene objetivos de favorecer a determinadas empresas del país en detrimento de la libre competencia-, que ha desatado una innecesaria guerra comercial y unilateral con China; Y bueno, como guinda el famoso “tax cut”, recorte de impuestos de diciembre de 2017, que sirvió para que una serie de corporaciones y el 1% de la población tuviesen, lo que Trump calificó como “regalo de navidad” -para unos pocos, claro-, pero nada más.

La economía obviamente no ha visto ninguna reactivación especial como consecuencia de aquel “tax cut”, y crecemos hoy lo mismo que cuando Trump llego a la Casa Blanca, - o un poco menos últimamente para ser exactos-. Con el agravante, de lo que estaba por delante entonces, era tremendamente positivo, -excelentes números macroeconómicos domésticos y globales-, y lo que vemos ahora en el horizonte es lo que ha hecho que la bolsa haya tenido el pasado miércoles su peor caída en 2019, -800 puntos abajo el Dow Jones-, como consecuencia de oscuras expectativas que expresa un rendimiento, inusualmente bajo del bono del tesoro a diez años, y unas guerras comerciales, con muy mal color, que han puesto en escena una desaceleración global complicada, que enciende alarmas de recesión por medio mundo.

Que  los “Trumponomics” han iniciado su cuesta abajo es más que confirmado. Primero y como consecuencia del “Tax Cut”, es decir de que este gobierno sigue gastando a lo grande pero no ingresa lo que necesita, el déficit fiscal, -que está desatado-, ha subido solo los últimos doce meses un 27%. Las guerras  comerciales “buenas y fáciles de ganar” que dijo Trump en su día, resulta que están atascadas y que aunque ojalá se cierren en falso cualquier día de estos, nos han dejado ya tal cantidad de platos rotos por todo el mundo, que “reconstruir la vajilla”, nos llevara mucho tiempo y dinero, cuando acabe esta “Casa Blanca/ reality show” de tercera fila.

Finalmente y como una buena noticia, cierro contándoles que la población no esta precisamente a favor del proteccionismo. Hoy mismo esta por todas las esquinas una reciente encuesta de NBC/The Wall Street Journal, que dice que en Estados Unidos el 64% favorece el libre comercio global, frente al 27% que estaría en contra. Algo ciertamente positivo, y que solo aumenta por cierto mes a mes. Conclusión: “Trumponomis” en decadencia. El recambio a la cencerrada Trump: poco a poco al alza. Feliz Semana.   



 


Domingo, 11 Agosto 2019 15:19

LAS INCERTIDUMBRES DE AGOSTO

El mes de agosto es siempre temido en Wall Street. Baja con frecuencia el volumen de transacciones y cualquier acontecimiento geopolítico puede iniciar una reacción inesperada que desoriente a los inversores. Por eso siempre es un positivo, tener un agosto con el menor numero de incertidumbres posibles. Pero no es el caso en  este 2019.

Tenemos un agosto repleto de incertidumbres, que además se completa con la imprecisa evolución de las guerras comerciales con China, que ya han causado y están causando grandes destrozos económicos por todas las esquinas del mundo, pero que ahora amenazan con causar aún más. La horrorosa semana que hemos tenido en estas bolsas, -que el lunes, por momentos llevo al índice Dow Jones a caer mas de novecientos puntos-, fue la consecuencia del anuncio de que Estados Unidos a partir del primero de septiembre aplicará aranceles de un 10% a todos los productos importados de China que aun no han sido incluidos en la lista, un montante del entorno de los 300.000 millones de dólares.

Los mercados se vinieron abajo, porque la amenaza de esa nueva serie de aranceles afectara fundamentalmente a bienes de consumo, y el consumo son dos tercios del PIB estadounidense. Así que definitivamente esta medida tendrá consecuencias ralentizadoras. O bien las empresas se tragan el cargo y aumentan sus costes, o si se lo pasan a los consumidores, los precios mas altos, bajaran las ventas totales. Pero además como decía, las incertidumbres globales son mas de las deseables. Tenemos el Brexit  a la vuelta de la esquina; la desaceleración de la economía de la Union Europea, -sobre todo la alemana-; la nueva crisis política italiana; el más que probable proceso de “impeachment” a Trump en solo unos meses más; las tensiones internas en China con Hong Kong; o los problemas con Iran. Y la lista es bastante más larga.

El mercado de momento si mira a los fundamentales, tiene base para continuar tranquilo e incluso subiendo, pero si proyecta un poco lo que viene por delante, puede muy bien asustarse y tener mas semanas como la que acabamos de atravesar. Eso sí, la volatilidad bien jugada, es para muchos aquí la oportunidad para recomponer portfolios de cara al otoño. Así que que cada uno  cuenta “la fiesta según le va”. Ya saben. Feliz Semana.



 







 





 


 



 






 

Domingo, 04 Agosto 2019 16:44

UNA MENTIRA ECONÓMICA MÁS

Como seguramente saben The Washington Post, lleva a cabo un meticuloso conteo de las mentiras que dice Trump a lo largo del día, y ese conteo alcanzo ya a finales de abril las 10.000 unidades. Vamos que la media de afirmaciones falsas del presidente de este país acumulaba ya en ese entonces, la media de 23 por día. Lo que ciertamente es un récord escalofriante.

Pues bien traigo el tema a esta columna porque una de las afirmaciones económicas de Trump y su Administración, que ciertamente no coinciden con la realidad, es la de que la economía estadounidense ha sido “puesta de pie”, “mejorada”, “arreglada” desde su llegada a la Casa Blanca. El dato real y objetivo es que la media de crecimiento de este país, los últimos diez años es de un 2,3%, es decir la economía estadounidense lleva creciendo desde 2009 a un ritmo moderado, pero muy similar y sostenido, y no crece ahora más. Por el contrario tras el inútil calentón del corte de impuestos de diciembre 2017, se esta enfriando de forma preocupante. Ha crecido un 2,1% este segundo trimestre de 2019, algo menos que esa media de la ultima década.

Definitivo ha sido el fracaso del corte de impuestos mencionado,   -obviamente no para el 1% y las escogidas corporaciones que recibieron lo que con mucho acierto Trump calificó como “regalo de Navidad” y ya lo tienen en sus cuentas corrientes-, pero si para todo el resto de los mortales, y para la economía real, que al no verse mejorada estructuralmente, lo que tiene ahora por delante es un asustante déficit fiscal de un millón de millones de dólares, que aumenta aceleradamente contra todo pronostico, en una época en la que la economía como digo va bien, además de unas corporaciones, que aunque ven aun consumo fuerte en el país, dudan de lo que pueda pasar a medio plazo, y están bajando de forma considerable sus inversiones.

Es cada vez más clara esta desconfianza por parte de las corporaciones, que además en la medida que están mas internacionalizadas en sus operaciones, se están viendo tocadas por la desaceleración global y las guerras comerciales. En este ultimo trimestre las empresas estadounidenses con más del 50% de sus ventas en el extranjero, -que son un 44% de las que integran el índice S&P 500-, han visto reducidos sus beneficios en un 13,6% en relación con el mismo periodo del ano anterior.

Vamos que la realidad es que esta economía, -por el momento-, sigue tirando hacia adelante, mas o menos con la misma fuerza de los últimos diez anos, -sobre todo impulsada por el consumo domestico-, y por la inercia de una década económicamente muy decente, pero tiene una novedad preocupante en su análisis, precisamente como consecuencia de las políticas económicas de la Casa Blanca de Trump: Esta aumentando el déficit fiscal de forma escalofriante, y además esta paralizando progresivamente mas y mas la inversión de las corporaciones, que temen la incertidumbre de las guerras comerciales y la desaceleración global consecuencia de esas guerras.

Esa es la realidad. Decir que Trump ha puesto en pie esta economía de forma “fantástica, magnífica”, “como ningún otro Presidente”, solo primero una estupidez de primer orden y segundo, otra mentira mas para el sufrido conteo del The Washington Post. Feliz Semana.   



 

Domingo, 28 Julio 2019 19:21

LA INCIERTA SEGUNDA MITAD DE 2019

Los mercados, -como hacen siempre por cierto-, están queriendo ver “la botella medio llena”: La desaceleración global no irá más allá; la economía estadounidense casi no se verá tocada por esa desaceleración,  , -o solo ligeramente-; China compensará sus desequilibrios de crecimiento, y mantendrá el tipo; Los bancos centrales del mundo “animarán el cotarro”; y el Brexit no será duro, se encontrará una vía intermedia. Sí, puede ser que sea así, pero también puede ser de otra forma.

Empezando por este último tema. Me temo que lo único que tiene claro Boris Johnson hoy, es que el Reino Unido, -sí o sí-, saldrá de la Unión Europea en Octubre. Es una “sinrazón”, pero eso no es lo importante. Lo importante es que está determinado a hacerlo, y aunque muchos analistas “bien pensantes”, quieren creer que al final prevalecerá el sentido común, el tema no está nada claro. Y ciertamente un Brexit duro será muy desestabilizador.

Otro asunto: el de la economía estadounidense, nadando feliz mes tras mes en su crecimiento de crucero de los últimos diez años,        -entorno del 2%-. Bueno eso era predecible y esperable hace tres años, no ahora. Los desequilibrios introducidos por la Administración Trump en las coordenadas de esta economía, aseguran ya un medio y largo plazo repleto de dificultades, que exigirán correcciones drásticas en cuanto sea posible.

Echen un vistazo al dato de la Balanza Comercial, conocido esta última semana. Ese objetivo era prioritario para esta Casa Blanca, pero las cosas no pueden ir peor. Las exportaciones han caído un 2,7% el ultimo mes. Y ese dato tiene todo que ver con otro conocido esta misma semana, la inversión empresarial ha disminuido un 5,5% el ultimo trimestre. Vamos que aunque el consumo esta salvando la cara de esta economía, los empresarios, no están invirtiendo, ni exportando como lo hacían hace bien poco, y eso tiene que ver con su confianza en lo que esta por delante.

Y de la desaceleración global, la ralentización de la economía china, y el papel salvador de los bancos centrales, me quedo con las declaraciones de Mario Draghi, este pasado jueves. No ve la cosa precisamente bien. Vamos esta mas bien en “en botella medio vacía”.

Quienes seguís esta columna, sabéis que soy siempre optimista, -y lo sigo siendo-, pero hay demasiadas incertidumbres por delante, y sobre todo, demasiados analistas suponiendo que todas esas incertidumbres se van a solucionar de la mejor de las maneras posibles. Ojalá acierten. Pero tengo la sensación de que son tiempos para extremar la prudencia, porque estamos apostando demasiado por un sentido común, que no es ahora mismo algo que abunde. Feliz Semana.

Domingo, 21 Julio 2019 15:37

FACEBOOK QUIERE MONEDA PROPIA

Mark Zuckerberg ha dado un paso más allá estos últimos tiempos, ahora quiere una moneda propia para Facebook. Ya tiene nombre,   -Libra-, y también la empresa para gestionarla, -Calibra-, al frente de la que ha puesto a David Marcus. La red social con 2.400 millones de usuarios en todo el mundo, -si a Facebook, le añadimos los usuarios del resto de sus empresas filiales-, tiene la nueva ambición de que su ecosistema, como si fuera un gran país tecnológico, tenga también su propia moneda.

Esta pasada semana, David Marcus, ha comparecido ante el Congreso estadounidense para explicar de que se trata este “proyecto”, que desde luego ya ha pasado de estar solo en el papel a algo más, y que sale a la luz con un “tinglado” bastante bien armado, que incluye todo lo dicho hasta aquí, y acuerdos con 28 empresas de primer nivel, que según sus planes serán cerca de cien en poco tiempo, y que colaborarían activamente en el desarrollo de Libra y Calibra.

La moneda técnicamente no es exactamente una criptomoneda, sino una moneda virtual indexada a una cesta de monedas, pero tampoco queda muy claro el tipo de híbrido monetario ante el que estamos. Lo que si queda claro es que no existe ahora mismo regulación para una actividad global de este tipo, y que dejar en manos de Facebook, semejante instrumento de poder, sin disponer, -insisto-, de la adecuada regulación, y no solo en Estados Unidos, sino globalmente, seria una irresponsabilidad mundial.

Lo que debe estar por delante los próximos meses en relación con Facebook y Zuckerberg, es como dejamos bien atado que Facebook responda “de entrada” de “todos” los contenidos que reparte entre sus usuarios, y también como maneja las importantísimas bases de datos que obtiene de los mismos. Añadir a ese trabajo el de tener que decidir, -justo ahora-, si pueden o no tener una moneda propia, sin que exista la regulación global pertinente, es una osadía que solo podía ocurrírsele a ellos. A los que otra cosa no, pero osadía, les sobra.

Los bancos centrales del mundo y los gobernantes e instituciones, -también del mundo-, deben reaccionar, -están reaccionando de hecho- y “pararle los pies” con fuerza a esta película de corporación privada ambiciosa, a lo “007 y Doctor No”, que ya empieza a oler.

La excusa por cierto que airea con fuerza Facebook, “del buen efecto que Libra tendría en la bancarización de los países en vías de desarrollo”, -que tienen Facebook en sus teléfonos, pero no relación con ningún banco debido a su pobreza-, mas que un punto positivo es una luz roja que debe preocupar globalmente.

Por supuesto que hay que mejorar la situación de esas poblaciones no bancarizadas, pero desde sus países, sus principios democráticos, y sus instituciones soberanas. No puede hacerlo “Dr. No”, desde Silicon Valley, con su moneda el “Mark”, -como bromea mucha gente por aquí-, sentado en Menlo Park, sobre la pila de miles de millones de dólares que ingresa cada día gracias a su idea de “red social” (?), cuya “utilidad” social y como medio de comunicación, también convendría analizar mas a fondo, y contrastarla con la de otras tecnologías como el www, que para los que no se hayan dado cuenta, sigue estando ahí.

Para mí que el tema de la moneda de Facebook debe esperar a que Facebook, gane credibilidad en el resto de conflictos que mantiene abiertos con la sociedad en muchas de sus actividades, -tienen ahí trabajo para rato-. Y luego con tiempo, análisis, y taquígrafos, ya veremos qué hacemos con Libra. No me opongo a su existencia, pero convenientemente regulada globalmente. Algo que a fecha hoy, no esta ahí. Feliz Semana.  

 

Domingo, 14 Julio 2019 15:29

“LA PRUEBA DEL ALGODÓN”

Para estar seguro de que un mueble o un objeto determinado está ciertamente limpio, a menudo se habla popularmente de “la prueba del algodón”. Se pasa un algodón limpio por encima del objeto en cuestión y si el mismo permanece sin manchas al final de ese repaso, quiere decir que se ha superado “la prueba del algodón”.

Pues bien a partir de esta semana, estos mercados van a tener su correspondiente “prueba del algodón” gracias a los resultados empresariales del segundo trimestre de 2019, que empezaremos a conocer ya mismo. Las expectativas no son demasiado buenas y existe un porcentaje considerable de analistas que creen que los beneficios pueden ser negativos en relación con el mismo periodo hace un año. Sobre todo en el colectivo de compañías, que reciben sus beneficios en un porcentaje importante de lo que venden fuera de estas fronteras. Es decir las más internacionalizadas, son las que pueden dar peores números. Lo veremos estos días.

El razonamiento es que estos números deben darnos sobre todo el impacto mayor o menor que las guerras comerciales, la imposición de aranceles y todas las tensiones creadas en torno a la sin razón de las políticas comerciales de Trump puedan estar causando.

Según los pronósticos de FactSet, las empresas del S&P 500 tendrán beneficios el segundo trimestre un 2,3% por debajo de los mismos tenidos ese trimestre en 2018, y el colectivo de empresas de ese mismo índice que recibe mas de un 50% de sus beneficios de fuera de Estados Unidos, vera una caída del 9,3%. Si esas expectativas se confirman, la Fed tendrá mas razones para mantener su idea de cortar tipos de interés, porque querrá decir que la desaceleración global ha empezado ya a permear también a la economía estadounidense, que hasta la fecha ha conseguido mantenerse bastante al margen de ese movimiento. Pero también podría seguir resistiendo. Lo sabremos en solo días. Feliz Semana.

 







 





 


 



 

Domingo, 07 Julio 2019 18:00

LA IMPORTANCIA DE LOS RESULTADOS DEL 2T

Con el arranque de este mes de Julio, la economía estadounidense ha alcanzado un nuevo récord, estamos en el periodo de crecimiento económico continuado de mayor duración de la historia de este país. Hasta la fecha el periodo 1991-2001, tenía ese galardón, pero desde que ha empezado julio, el periodo 2009-2019 se ha colocado ya por delante. Con una peculiaridad importante: de momento, el crecimiento continúa.

Hay una buena parte de expertos y analistas que creen que el tema no durara mucho más, pero yo ya he explicado desde aquí, que eso puede ser así, o no. La moderación del crecimiento los últimos diez años, unido a la revolución tecnológica, a la globalización, y su efecto sobre la inflación y el empleo, hace que el periodo pueda alargarse más de lo que los estudios económicos de hace diez años, sugerían. Esta economía si no se producen determinados errores,    -que en buena medida están en nuestra mano, o sea en la mano de la política económica, que lleve a cabo la Casa Blanca los próximos meses-, muy bien podría seguir adelante.

Curiosamente el tema clave, como digo, esta en lo que se haga en política económica desde aquí. Y para ser más precisos, en el desarrollo que puedan tener, o no tener, las desafortunadas guerras comerciales de Trump, que obviamente son factor fundamental de la potencial desaceleración global, que a su vez es la que condiciona que podamos tener una recesión o no en este país. El daño hecho hasta la fecha por las guerras comerciales es desmesurado, y aunque no durasen mucho mas, el numero de platos rotos es ya lamentable. Muchas cadenas de producción global están ciertamente alteradas y produciendo serias perdidas.

Vamos a tener una evaluación de como han afectado esos platos rotos a los resultados empresariales de las compañías estadounidenses, a partir de estos próximos días, y por eso más que en otros trimestres, los números del periodo abril-mayo-junio, que conoceremos a partir de ya, serán muy importantes.

Si vemos que las empresas han sido ya “tocadas” por toda esa película, mala cosa. Si por el contrario han conseguido evadir el impacto, buena señal. En definitiva creo que al final del desfile de resultados de estas próximas semanas, vamos a poder tener una bastante fundada aproximación a la posibilidad de ver alargarse, -o no-, este periodo de crecimiento de diez anos y ya varios días, que como les decía al empezar es record histórico. Atención por lo tanto, a cada resultado de este segundo trimestre, y análisis con lupa de a qué se debe cada numero. Feliz Semana.