Jose Antonio Montenegro

Jose Antonio Montenegro

Editor-in-Chief DesdeWallStreet.com
Domingo, 30 Junio 2019 20:28

UN G-20 SIN SORPRESAS, Y POSITIVO

Ha terminado el G-20 de Osaka, celebrado esta pasada semana, sin ciertamente sorpresa alguna. La Administración Trump está cada vez más aislada internacionalmente. Trump podrá vender en su “reality show” lo que quiera pero los hechos son contundentes. La mayor parte de los países con mas peso en el mundo están decididos a hacer del problema del cambio climático una prioridad, y también a favor de un mundo cada vez mas abierto e intercomunicado, tanto en lo comercial como en lo tecnológico. Algo que obviamente también apoya y secunda el mundo corporativo mas exitoso y con futuro en Wall Street.

Nadie duda que ambos objetivos son prioritarios, aunque los obstáculos para alcanzar lo que seria ideal en cada uno de esos dos temas, sean también abundantes. Pero en el comunicado final todos los países, -salvo Estados Unidos-, han suscrito el seguir apoyando lo firmado en la cumbre climática de Paris y el comunicado repite de forma insistente la importancia de promover las fronteras cada vez mas abiertas, a pesar del “discurso Trump”. Objetivos, que por otro lado como digo, secundan los Estados mas pujantes de Estados Unidos y su más exitoso mundo corporativo. Por lo que al final del día, tampoco desde este país se pierde el paso.

Ninguna sorpresa en el tema guerras comerciales. A la vista está que la Administración Trump ha tenido que recular y meterse el rabo entre las piernas, -como la mayor parte de Wall Street esperaba-. No se impondrán “de momento”, los aranceles adicionales con los que lleva bravuconeando Trump los últimos meses, y lo mas sorprendente para algunos, -no para mí, como saben quienes me siguen-, se recula incluso en el tema de las sanciones y prohibiciones a Huawei. El “perro ladrador Trump, continua cada vez menos mordedor”.

Xi Jinping ha vuelto a apuntarse un nuevo tanto. Pero insisto, lo esperado. Ahora entraremos en una fase de retome de conversaciones mas o menos dilatado, y al final cierre de un acuerdo que cambiara poco o nada el status actual. Vamos la repetición de la historia NAFTA. Aunque no lo duden la presentación en el reality Trump se hará como el mejor de los acuerdos nunca firmados con China.

Pero show a parte, lo que preocupaba a Wall Street era que se activasen los aranceles nuevos, y que se interrumpiese la relación con Huawei, y ambos temas han sido desactivados por ahora. Los mercados lo agradecerán los próximos días.

Y finalmente un tema con bastante más calado del que inicialmente puede suponerse: el del acuerdo Mercosur-Union Europea. Aquí un hecho contante y sonante de esa globalización imparable que les decía que triunfa y triunfara.

Algo que conviene tener muy claro. Porque al reality de Trump le quedan cada día menos capítulos, y lo que viene después no tiene nada que ver con ese show. Así que como digo, el G-20 que Wall Street deseaba y esperaba, sin sorpresas, y con temas, -como el de Mercosur-UE-, decididamente positivo. Feliz Semana.

Pase lo que pase con la reunión del G-20 el próximo fin de semana, -y ojalá que lo que pase sea bueno-, me refiero al tema de las guerras comerciales entre China y Estados Unidos. Lo que ya habrá quedado en todo caso para la historia, y para el prestigio del país y los bolsillos de los estadounidenses -al igual que ha ocurrido ya antes en el caso del TPP, del NAFTA, o de las relaciones con los aliados europeos, entre otros muchos, muchísimos asuntos de toda índole y condición-, será que se habrán roto demasiados platos. Trump rompe platos continuamente de una vajilla muy cara, que va a costar luego mucho remplazar. Suponiendo que puedan remplazarse.

El tema de salirse del TPP el primer día que llegó a la Casa Blanca, el Acuerdo Transpacífico diseñado con una sofisticación estratégica -que ciertamente se escapó completamente al mediocre equipo de Trump-, fue una oportunidad perdida que los historiadores contarán con precisión y detalle en su día. Pero las consecuencias negativas de esa decisión ya caen sobre nuestras cabezas. Como caen las consecuencias de haber enmarañado la relación con nuestros mejores aliados europeos -en lo comercial y en lo político-, o con Canadá y México, los dos vecinos por el norte y sur, que todos los anteriores Presidentes estadounidenses han mimado.

Pero no Trump, no está en eso. El tema del NAFTA fue francamente un despropósito soberano, para además al final terminar no haciendo prácticamente nada más allá que una revisión por encima, que al final del día fue por otro lado el mejor de los resultados posibles. Porque teniendo en cuenta que se habló de acabar con el tratado, luego de sustituirlo por tratados bilaterales, etc, etc. Pues lo dicho: el mejor de los resultados posibles.

Sobre todo, cuando lo suyo hubiera sido avanzar en la integración del bloque de América del Norte, tomando la historia del NAFTA como punto de partida, y yendo a un tipo de integración más ambiciosa. Pero el camino de la Administración Trump, fue justamente el de ir en dirección contraria. Hablar de su desaparición, crear gratuitas tensiones, y al final cerrar en falso la crisis haciendo poco o nada. En unos pocos días estaremos ante un capítulo más de otro de los grandes despropósitos de esta Administración: la guerra comercial con China. Y desgraciadamente lo mejor que puede ocurrir es que la Casa Blanca de Trump nos cuente la milonga de que hemos alcanzado “el mejor acuerdo de la historia mundial en nuestras relaciones con China”. Nadie espera ni creerá que eso vaya a ser cierto. Pero si las tensiones actuales cesan -vamos, si paramos de romper platos-, será de agradecer. Feliz Semana.



La Oficina Presupuestaria del Congreso, (CBO), una institución técnica bipartidista, -es decir sin tendencia demócrata o republicana-, nos mantiene puntualmente informados de cómo esta creciendo de forma alarmante el déficit fiscal en este país. Un 40% desde enero de 2019. En lo que va de ejercicio, 738.000 millones de dólares. Y al ritmo que vamos acabaremos este año fiscal por encima del millón de millones de dólares. Con una deuda total cerca de los 22 millones de millones de dólares.

Ya saben cómo funciona este tema. El conglomerado conservador de medios, cuando hay un Presidente demócrata en la Casa Blanca, coloca al déficit como gran estrella de la economía y le rodea y acosa con insistencia para que no gaste mas de lo que ingresa, aunque se de el caso de estar en una crisis económica y financiera limite, como ocurrió con Obama en 2009. Pero en cuanto llega una administración republicana, “barra libre”. El tema  del déficit pasa al furgón de cola. Se retiran esos tremendos cartelones en las ciudades que muestran la velocidad con la que crece el déficit, y se deja de hablar de que hay que cortar gastos.  De lo que se habla entonces es de cortar impuestos “Tax Cut”, y luego si no se ingresa lo suficiente, pues a callar por un tiempo, que ya habrá ocasión de volver a sacar el tema a primer plano cuando llegue una administración demócrata. El descaro o transparencia del ejercicio es total.

Y bien, así esta ocurriendo con la Administración Trump. Desde el día uno de su llegada a la Casa Blanca el grito de guerra fue, “corte de impuestos”. Y en diciembre de 2017 se hizo realidad. Un corte de impuestos que dio como dijo Trump un “regalo de navidad” a algunas corporaciones y a la franja con mayor poder adquisitivo del país, -el bien identificado 1%-. Por un trimestre o dos, el crecimiento económico registro calentones eventuales, pero al no tratarse de una reforma impositiva seria, que afecte estructuralmente el crecimiento, tras la subida de azúcar de esos contados trimestres, hemos vuelto a donde estábamos antes. Un crecimiento del entorno al 2%, que es lo que esperamos en 2019, con el efecto “tax cut” ya disipado,  y eso sí, con un disparado déficit fiscal, del que como digo demasiada gente no quiere hablar o prefiere mirar hacia otro lado. Trump gasta mucho más de lo que ingresa y dejara el déficit fiscal tocado antes de irse.

Que el Gobierno necesite gastar extraordinariamente en periodos de crisis, es razonable, pero cuando estamos con pleno empleo y creciendo en el entorno del 2% de forma sostenida por diez años, no parece que admita excusa, sobre todo si se hace solo para dar “regalos de navidad” a unos pocos.

No prestar atención al tema, es una actitud irresponsable por parte de los analistas y comunicadores, que se supone que estamos aquí para vigilar e informar sobre este tipo de cosas a los ciudadanos que trabajan de sol a sol en sus distintas actividades y no tienen tiempo de seguir como nosotros las alarmantes cifras que nos hace llegar regularmente el respetado CBO. Feliz Semana.  

Domingo, 09 Junio 2019 15:18

LA FED MARCA EL PASO EN WALL STREET

La pasada ha sido una semana excepcionalmente buena en Wall Street, el índice Dow Jones ha subido un 4,7% , -su mejor semana desde el pasado mes de noviembre-, el S&P 500 un 4,4%, y el Nasdaq un 3,9%.  Y la razón es obvia, Wall Street ve dinero barato por delante y además quizás por mucho tiempo. Osea liquidez abundante y dinero para colocar en las bolsas. La Federal Reserve, (Fed) ha pasado en solo seis meses, de hablar de subidas de tipos de interés, a incluso abrir la probabilidad de recortes pronto. Wall Street no puede disimular la alegría.

El viernes cuando el Departamento de Trabajo estadounidense anunciaba a primera hora de la mañana, que esta economía solo había creado 75.000 puestos de trabajo en Mayo, - el mercado esperaba 180.000-, las bolsas neoyorquinas hacían que una mala noticia se convirtiese inmediatamente en buena, y reaccionaban con un potente rally, porque un mercado de trabajo mas flojo, -es la segunda vez en cuatro meses que los puestos creados no llegan a las seis cifras-, supone o puede suponer una Fed mas proclive a cortar antes los tipos de interés. El consenso en ese momento del viernes se disparaba y un 79% de los economistas se apuntaban a que la Fed haría un recorte de tipos de interés en Julio, y hasta un 27,5% no dudaban, que ese recorte podría adelantarse a Junio. Puede que en ese pensamiento haya mas deseo que realidad, pero lo cierto es, que si la economía estadounidense sigue dando signos de cierta desaceleración, la Fed tendrá servida en bandeja la excusa, para ayudar a la economía haciendo algún recorte. Y mas aun si la disputa comercial con China sigue su escalada que cada vez preocupa mas.

En el tema de las guerras comerciales de Trump, Wall Street no ha tomado muy en serio esta pasada semana el plan de subida de aranceles con Mexico, porque desde el principio se percibió como algo tan enloquecido, poco realista y destructivo, que difícilmente podría hacerse realidad. Y bueno como hemos visto, -al menos de momento-, así ha sido. Wall Street, estaba en lo cierto. Pero con China el tema es diferente, se ha hecho ya mucho daño a las economías de los dos países, y se puede llegar a hacer aun mucho mas si la escalada de tensiones no se detiene a tiempo. Y es que en ese escenario, la economía estadounidense vería un golpe considerable. Pero aqui viene el papel de la Fed, y su potencial política de dinero barato animador de la fiesta, que Wall Street como digo, -y por el momento-, no puede evitar dejar de celebrar. Feliz Semana.



 





 


 



 






 


 

 


Domingo, 26 Mayo 2019 17:25

ARANCELES: IMPUESTO AL CONSUMIDOR

La manipulación del conglomerado de comunicación conservador en este país, en lo referido a explicación de temas básicos económicos, es como poco escandalosa. Maquillan situaciones, o silencian completamente otras, para proteger intereses, que no hace falta decir, que coinciden con los del conglomerado obviamente.

Me refiero por ejemplo, a que cuando comenzaron las Guerras Comerciales de Trump, -nada mas llegar a la Presidencia-, en las que no había otro propósito, que el de proteger a cuatro o cinco viejos fabricantes de acero, -amigos-, y otros cuantos sectores vinculados mas, -todos  obviamente de la vieja economía, y con problemas  económicos para subsistir-, esos medios no levantaron la voz para advertir a la opinión pública de lo peligrosas que podían ser estas guerras comerciales unilaterales , sobre todo en pleno siglo XXI, donde nos movemos en una economía globalizada, a la que guerras de ese tipo obviamente iban a hacer en todos los escenarios un daño gratuito. Hicieron la vista gorda, o incluso alentaron la iniciativa, y jalearon a su líder.

Aún en el mejor escenario, de que la Guerra Comercial con China se cerrase relativamente pronto, e incluso se obtuviese alguna que otra consecución, el numero de platos rotos en el proceso no merecería ya la pena. Con China hay que negociar, multilateralmente, con inteligencia, tiempo y sin amenazas o bravuconerías estúpidas, como esta desafortunada escalada de imposición de aranceles, cuyas consecuencias ya estamos sufriendo, y sufriremos aun mas, los consumidores, y muchas corporaciones fuertemente vinculadas con China. Y ahí la lista va de Apple a Walmart, pasando por mil nombres más.

Cuando se pone un arancel a la importación de un producto desde un determinado país, esta claro que el incremento de precio, o bien es absorbido por la empresa que lo importa, -algo poco probable-, o mas bien lo que ocurrirá es que se incluirá en el precio que paga el cliente final. Y solo un dato: el 26% de los productos que vende Walmart proceden de China, o el 34% en el caso de Target. Hay miles de ejemplos para advertir de la que se avecina. Pero los defensores de Trump y su equipo, hablan poco o nada del tema. Esta pasada semana Trump ha asignado otros 16.000 millones más de dólares para los agricultores afectados por su guerra comercial con China, -van ya 28.000 millones de dólares en subvenciones a ese sector-. Wall Street empieza a estar “incomodo con esta película”. Feliz Semana.

Hemos oído tal cantidad de inexactitudes y aberraciones sobre las guerras comerciales en estos últimos anos de Trump y su Administración, que la verdad es que es muy difícil quedarse con una. Pero entre las afirmaciones más estúpidas que recuerdo, esta aquel tuit en el que el Señor Presidente de Estados Unidos de América, decía hace ya dos años, que las guerras comerciales eran “buenas y fáciles de ganar”.

Obviamente dos afirmaciones, no solo desacertadas, sino profundamente temerarias, cuando salen de la boca del hombre mas poderoso del mundo.  Cualquier estudiante de economía, con un mínimo conocimiento de la historia económica mundial, sabe que guerras comerciales, son por definición malas para todos los que intervienen en ellas. No hay nunca ganadores ni perdedores, -por eso es más que desaconsejable abrirlas-, y por supuesto no son ni fáciles, ni difíciles de ganar. Se pierden siempre. Mas aún en 2019, cuando vivimos un mundo globalizado, interrelacionado entre si, con cadenas de producción transnacionales muy asentadas, y complejos procesos de manufacturación global, que implican a un sinfín de países en la producción de cantidad de productos.

Pero desafiando, -sobre todo a la inteligencia-, Trump, nada mas llegar a la Casa Blanca, decidió abrir esa peligrosa Caja de Pandora. Y decidió hacerlo en solitario, de forma brabucona, comenzando una profundamente errada política arancelaria, que ya supone una carga para esta economía de 72.000 millones de dólares, según datos del “think tank” independiente Tax Foundation, y que ya ha obligado a que se destinen 15.000 millones en subsidios, para agricultores perjudicados por la pelea, que Trump quiere que estén contentos y le sigan votando, pero que estamos pagando de nuestro bolsillo el resto de contribuyentes. Una situación en la que no tendríamos porque estar de haberse planteado bien las cosas.

¿Y qué quiere decir plantear bien las cosas?. Pues muy fácil. Con China hay mucho que negociar, y China tiene que cambiar, pero la negociación debe hacerse de forma civilizada y multilateral. De hecho así es cómo se venia haciendo en los últimos veinte anos y China ha hecho en ese tiempo una indiscutible transformación en la dirección correcta. Ahora estamos torpemente cambiando el entorno que tanto tiempo costo crear, y sustituyéndolo por un estilo de matón callejero, que ciertamente no está asustando, -como era de esperar-, a un país como China, y que habrá que retomar en la dirección apropiada en cuanto esta Administración deje paso a otra en la Casa Blanca.

Las guerras comerciales deben cerrarse, cuanto antes, y a Wall Street, llegados a este punto, le da igual si “es en falso”. Trump puede luego vender a su audiencia de “reality show” que ha hecho una negociación “fantástica”, “preciosa”, “la mejor nunca firmada por ningún Presidente”, “que China ha aceptado lo que nunca hubiese imaginado nadie”…. todo lo que quiera y mas, -estamos acostumbrados-, no hay problema con eso, puede decir lo que le plazca. Pero es urgente poner la palabra fin a una pelea que ya nos esta costando demasiado a todos, y por todas las esquinas del mundo. Feliz Semana.

Domingo, 12 Mayo 2019 16:01

LA “INNOVACIÓN” DE UBER Y LYFT

Este pasado viernes salió finalmente a bolsa en el NYSE el muy esperado macro IPO de Uber. El precio fijado para su salida fue el establecido en la franja baja, y la acción además perdió un 7% durante el primer día de cotización, su valoración no llegó a los 80.000 millones de dólares, cuando lo esperado por los dueños de la empresa y la mayoría de los analistas hace solo semanas era que superase los 120.000 millones de dólares. Desde luego los fundadores del invento y los inversores que pusieron dinero en los primeros años, hicieron una fantástica caja este viernes, -se veía en sus caras, paseándose felices por el floor del NYSE-, pero no tanto los que hayan entrado últimamente, o desde luego, los que se hayan animado a comprar justo el viernes. Aunque obviamente la cosa puede cambiar.

Lyft, otra empresa de taxis salida a bolsa recientemente, acumula ya una pérdida del 25%. Ya sé que tanto Uber como Lyft, no quieren que se hable de ellas como empresas de taxi, o sea flotas de un medio de transporte tan poco exótico como el automóvil, pero a día de hoy es lo que son. Tanto Uber como Lyft son compañías de taxis con una aplicación que cobra el precio del viaje y que explica al conductor por dónde ir, y muy poquito más. Las empresas para su salida a bolsa y su captación de capital, cuentan distintas historias en sus folletos, que en el caso de Uber enfatiza el desarrollo del auto sin conductor, autónomo. Fantasía importante, no porque técnicamente no esté a mano, sino por la fuerte incertidumbre que su implantación “en real” tiene ante sí. Como ustedes comprenderán, ningún ayuntamiento o instancia pública de tráfico, en ningún lugar del mundo, va a permitir que esta modalidad de auto, pueda circular por sus carreteras, hasta que no esté “hiper comprobado” que son absolutamente seguros. Un punto que quienes más conocen del “invento”, dicen que esta aun lejos de ser conseguido.

Existe otra amenaza añadida para estas compañías de taxi global, que gastan millones en publicidad, lobby y subsidios, con intención de apoderarse de la mayor cuota mundial cuanto antes. Que su “tecnología” es muy fácil de reproducir. Vamos lo de la aplicación, y los cobros. Están floreciendo compañías por todas las esquinas del mundo, que hacen ya hoy competencia a Uber y a Lyft desde planteamientos locales exitosos, que además pagan mejor a sus conductores, -detalle importante-. Quizás Uber y Lyft puedan ser estrellas de Wall Street en unos años, -no digo yo que no-, pero las barreras que tienen por delante para conseguirlo, son evidentes. Feliz Semana.



 





 


 



 






 


 

 

Domingo, 05 Mayo 2019 16:55

LA SALIDA A BOLSA DE “BEYOND MEAT”

Déjenme decirles de entrada que me hace mucha gracia el nombre de esta empresa, “Beyond Meat”, (“Más allá de la carne”). Tómenlo como un “disclosure”. Pero más allá de eso, déjenme decirles también que me gusta especialmente esta empresa, y que creo que el récord conseguido en el primer día de su cotización en bolsa este pasado jueves -subió un 163%-, va a ser solo una de las muchas buenas noticias que irá dando esta compañía californiana, fundada por Ethan Brown, un visionario con el entusiasmo y la vehemencia suficiente, para triunfar en emprendimientos de este tipo.

“Beyond Meat” es una compañía de sucedáneos de carne hechos con productos vegetales, aplicando una tecnología propia patentada, que llevan tiempo siendo comercializados en prestigiosos supermercados de este país, como Whole Foods, y en algunas cadenas de restaurantes tan populares como TGIF (Friday’s). “Beyond Meat” ha visto dispararse sus ventas últimamente, y desea aumentar capital para responder a la creciente demanda.

Ethan Brown -que es vegetariano desde que tenía 18 años-, es hijo de un ganadero, ama la naturaleza y los animales, y desde su juventud decidió buscar alguna forma para dejar de sacrificar a las reses que veía diariamente por la finca de su padre. Las razones para esa decisión son diversas, y desde luego las principales tienen que ver con buscar formas de alimentación más saludables y sostenibles que las que tenemos ahora mismo, pero además Brown tiene una historia personal que hace que no le guste nada la práctica de engordar animales, para luego sacrificarlos y comérnoslos.

La reflexión científica que Ethan Brown repite es que la carne animal es la suma de una serie de aminoácidos, lípidos, agua y algunos minerales y carbohidratos. Que esos elementos están en muchos otros vegetales, y que con la tecnología a nuestro alcance hoy es fácil reproducir el valor alimenticio de la carne animal a través de un procesamiento adecuado, limpio y sostenible de una serie de plantas. Y bueno eso es lo que hace en “Beyond Meat”. Ahora necesita crecer. Ha salido a bolsa en el Nasdaq, este pasado jueves, y como les cuento en un solo día su acción ha subido un 163%. A Wall Street -al menos de entrada-, le ha gustado la historia. Veremos cómo evoluciona, pero suena, y al parecer también sabe -según dicen quienes ya lo han probado-, muy bien. Feliz Semana. 





 





 


 



 






 


 

Domingo, 28 Abril 2019 16:13

EE.UU.: NUEVOS RÉCORDS DE LA BOLSA

Esta semana el índice S&P 500 y el Nasdaq, han vuelto a tocar récords. Hemos dejado atrás la racha negativa con la que despedimos 2018 y por ejemplo el S&P 500 que refleja en sus 500 acciones ampliamente, y con bastante exactitud lo que ocurre en este mercado, ha subido en lo que va de año en el entorno del 17%. La pregunta es si estos récords durarán y “tendrán piernas”, o si estarán artificialmente inflados, principalmente por una circunstancia básica del momento: el dinero vuelve a estar barato y la proclividad, -de sobre todo los grandes inversores-, a arriesgar, se hace mayor en estas circunstancias.

Definitivamente el cambio de 180 grados de la Federal Reserve, justo al final de 2018, ha sido definitivo para entender el comportamiento de estas bolsas. De un pronóstico que hablaba de subidas de tres o cuatro subidas de los tipos de interés en 2019, pasamos a otro de una o dos, y después definitivamente a ninguna, o incluso, a contemplar alguna potencial bajada si hacía falta. El humor de estas bolsas cambio de inmediato. Con el dinero manteniéndose barato y las perspectivas de que siga así, el ánimo por arriesgar en el mercado de renta variable obviamente  sube. Escenario que ha animado también las salidas a bolsas de muchas empresas que llevaban tiempo pensándoselo. Ahora y como ya les he contado en alguna de estas columnas, estamos esperando un 2019 récord de IPO’s, en el que además se han apuntado a esas salidas una avalancha de los llamados “unicornios”, o startups fondeados con capital privado, que sobrepasan los 1.000 millones de dólares de valor. Hay dinero entrando y hay que aprovecharlo.

Una buena parte de analistas creen que la buena racha en Wall Street  puede prolongarse. El crecimiento de esta economía no se ha disparado como esperaba la Administración Trump, pero se mantiene en su potencial del entorno del 2%. El empleo está en una situación cómoda, e igualmente la inflación. En principio la Fed puede mantener su decisión sin presiones. Datos como el del crecimiento del primer trimestre que conocimos este pasado viernes, -3,2%-, (bastante por encima de lo esperado), y que si fuera tal debería llevar a la Fed a pensar en alguna subida de tipos, queda desactivado de inmediato, porque es un numero que está a todas luces distorsionado por el tema de los inventarios, que suponen un 1,7% del mismo. Vamos que el crecimiento más real con lo que hay detrás, sería de un 1,5%, o algo así, no de un 3,2%. Feliz Semana.

Domingo, 21 Abril 2019 19:09

MERCADOS E INCERTIDUMBRE POLÍTICA

Estamos en tiempos en los que la incertidumbre política tiene un protagonismo desmedido en muchos países. De las vicisitudes de la Casa Blanca de Trump, al Brexit del Reino Unido, pasando por la llegada al poder de gobiernos de marcado carácter populista y autoritario en demasiados lugares del mundo. La política esta llamada a dar sorpresas, o como mínimo a incordiar lo suficiente a los mercados, como para que pasen por periodos de amedrantamiento, -o sea de no saber bien qué hacer-, a la vista de esas incertidumbres.

En el caso de este país, -Estados Unidos-, aunque buena parte del Partido Demócrata preferiría no tener que pasar por el proceso de un “impeachment” a Trump. Tras haberse hecho publico, -aunque sea aun en una version editada-, el informe Mueller, los hechos descritos en el mismo son tan graves y tan peligrosos para la seguridad y soberanía de este país, que es prácticamente imposible que el Congreso pueda eludir la responsabilidad de abrir un proceso de  “impeachment” al actual Presidente. Muller describe en detalle hechos que son demasiado contundentes, y dado que ha decidido dejar la opción de proceder en manos del Congreso, esa responsabilidad,      -guste o no guste-, difícilmente va a poderse obviar. Vamos que esta próxima semana lo veremos más claro, pero pienso que hay un porcentaje de probabilidades muy alto, de que el Congreso abra un proceso de “impeachment” en el más inmediato futuro, aunque prefiera no hacerlo.

¿Cómo puede afectar a los mercados ese escenario?. Pues yo soy bastante optimista. Estos mercados tienen la habilidad de centrar el foco donde mas les conviene en cada momento, y si la desaceleración global se estabiliza, y las guerras comerciales se terminan, -aunque como he repetido en multiples ocasiones, sea prácticamente en falso-, eso serán buenas noticias y el mercado, mirara solo de reojo hacia Washington.

Muy parecida situación tenemos en Europa, con el “Circo Brexit”, alargando sus “funciones de tarde y noche”, hasta el 31 de Octubre. Son ya muchos meses de ver a los mismos equilibristas, domadores, y payasos haciendo el mismo numerito. El circo debe terminar y UK decidir de una vez por todas, qué es lo que quiere. La indefinición es mala para todos, pero sobre todo para ellos, para UK. El mercado ha ido capeando la situación, pero sin lugar a dudas, la UE y UK son hoy mas débiles que hace dos o tres anos, en parte, por el impacto de esa incertidumbre.

Finalmente el tema de las desafortunadas guerras comerciales, que Donald Trump decidió traer con su llegada a la Casa Blanca a este siglo XXI, deben acabarse cuanto antes. Por supuesto se acabaran cuando haya cualquier otro Presidente en la Casa Blanca, pero seria conveniente que se acabasen incluso con este dentro de ella. Cuanto antes mejor. El deterioro económico que están produciendo en medio mundo, es ya cada vez más evidente. Y no hay razón para seguir subidos a una sin razón que no suma, solo resta.

En la ultima reunion del IMF y del Banco Mundial en Washington hace solo unos días, se han repasado a fondo estos escenarios de incertidumbres, y bueno una buena parte de analistas, quiere ver el vaso medio lleno para la segunda mitad de 2019. Yo por ahora, me apunto a esa vision optimista, pero advirtiendo que los mercados van a tener que pasar por estos próximos meses, con un escenario geopolítico de fondo, muy muy feo. Feliz Semana.