Jose Antonio Montenegro

Jose Antonio Montenegro

Editor-in-Chief DesdeWallStreet.com
Domingo, 25 Noviembre 2012 00:00

ESTA SEMANA, 26-30 Noviembre de 2012

Sobresaltos, pero buen futuro

Estas bolsas han subido los últimos cinco días laborables y, en total, durante la semana pasada, los principales índices han acumulado subidas del entorno del 3%. No tenemos aún datos definitivos de cómo ha ido este primer fin de semana largo de ventas de arranque de temporada de Navidad, pero todos los indicios son que superarán las expectativas. Los fundamentales de esta economía están mejorando desde hace tiempo, se empieza a notar, y es muy probable que esta temporada de fiestas acuse esa mejora.

La bolsa probablemente va a seguir volátil, pero en esta ocasión me temo que tiene más que ver con el fuerte despiste de un buen grupo de supuestos expertos, que llevan meses “no dando una”, que con las condiciones objetivas del mercado. Esta economía presenta todos los indicios para tener unos excelentes años ante sí. El mercado inmobiliario, pieza clave del sentimiento de riqueza del consumidor, ha iniciado indiscutiblemente su recuperación, y ahora lo que viene es una reactivación fuerte de ese sector los próximos cuatro años, que tendrá una clara repercusión en muchos otros sectores de la economía y del empleo.  El sector tecnológico por la vía de la migración de los viejos estándares  al nuevo escenario de preponderancia de los productos móviles, necesita/está ya haciendo toda una transformación, que en un plazo medio será muy saludable para los balances de las compañías líderes en el nuevo movimiento. Y definitivamente por la vía de la transformación del sector del automóvil, los próximos años vamos a ver la modernización del sector energético del país. El problema es que todo lo anterior obliga a discernir ya entre “nuevo” y “viejo” dinero en Wall Street, entre empresas ganadoras y perdedoras de la “nueva era”. Y esa es una tarea que solo está comenzando por aquí, y que a algunos les cuesta demasiado.

Resolver el “Fiscal Cliff” es crucial, pero no porque vayamos a caer en un precipicio el día uno de enero si no se llega a un acuerdo antes (esa imagen es muy desafortunada), sino porque es crucial poner sobre la mesa un acuerdo que vaya en dirección de corregir el desequilibrio fiscal, a medio y largo plazo, y una política impositiva que amplíe el poder adquisitivo de las clases medias. Pero esta vez los condicionamientos políticos van a hacer posible seguramente el acuerdo, por supuesto no exento de dramatismo antes de llegar a su cierre. O sea que aunque tengamos curvas y sobresaltos en el corto plazo, todo apunta a un mejor futuro. Feliz Semana.

 

 

 

Domingo, 02 Diciembre 2012 00:00

ESTA SEMANA, 3-7 Diciembre de 2012

Más “Fiscal Cliff” y empleo el viernes

La pasada semana los principales índices bursátiles cerraron sin cambios, y el Nasdaq subió un 1,4%. En realidad la segunda parte de noviembre ha compensado las caídas de sus primeras dos semanas, en unas mejores vibraciones del mercado apoyadas en que el “Fiscal Cliff” no será tal y en que, además, puede que la Fed “eche una mano” en su próxima reunión de Comité Abierto el día 12 de diciembre. Ocurre con esto del “Fiscal Cliff” (como ya les he comentado aquí antes) que la figura que visualiza la situación como un “cliff”, o sea, un acantilado por el que nos despeñamos el día uno de enero, digamos siendo suaves, que no es muy afortunada.

El uno de enero vencen una serie de exenciones de impuestos de la era Bush y se activan una serie de recortes en gasto público, que si republicanos y demócratas en el Congreso no deciden otra cosa en todo 2013, supondría  retirar ese año de la circulación más de quinientos mil millones de dólares, o sea, un recorte fuertísimo para esta economía que podría llevarla a entrar a finales de 2013, o quizás antes, en serios problemas, y muy probablemente en recesión. O sea la preocupación es real y está ahí, pero el problema no se presentará de sopetón como un precipicio, como un abismo, el uno de enero. Eso es lo que sabe el mercado, y también que republicanos y demócratas, -por diversas razones en esta ocasión-, terminarán por llegar a algún tipo de acuerdo, ya sea en la versión deseada (antes de que termine 2012), o con dramatismo innecesario, en el arranque de 2013. Y, bueno, en esa reflexión está esa relativa tranquilidad respirada estos últimos días, que perfectamente puede verse alterada los siguientes, en cuanto llegue cualquier rumor negativo desde Washington. Así que alerta, pero sabiendo que “no llegará la sangre al río”. Además, ha corrido por aquí el rumor  últimamente de que la Fed, en su próxima reunión de Comité Abierto el día 12 de diciembre, podría anunciar algún programa que sustituya a la “Operación Twist”, que, en principio, vence en diciembre, algo que complacería al mercado. Ya saben el siempre abierto apetito de estos mercados por la liquidez. Finalmente estos días tendremos importantes datos sobre esta economía, incluido el trascendental dato de empleo en noviembre (habrá que ver qué tanto ha influido la “súper tormenta” Sandy), los índices manufacturero y de servicios del ISM, pedidos de fábrica, productividad, gasto en construcción, y sentimiento del consumidor. Feliz Semana.

 

 

 

Domingo, 09 Diciembre 2012 00:00

ESTA SEMANA, 10-14 Diciembre de 2012

El lento camino hacia el acuerdo

El número de empleos creados en noviembre prácticamente dobló las expectativas que tenía el mercado -146.000 empleos, frente a los 80.000 anticipados-,  y estas bolsas, con sus correspondientes sobresaltos, se las ingeniaron, para seguir con su recuperación de las últimas dos semanas, salvo el Nasdaq que se vio muy castigado con la caída del 9% de Apple. Lo que seguirá  hasta fin de año puede ser muy parecido: mucha inestabilidad, pero de intensidad controlada. El “Precipicio Fiscal” asusta ya sólo lo justo a Wall Street. El dinero es siempre más inteligente que la política, y ya descuenta que con arreglo o sin él antes del 31 de diciembre, tampoco se tardará demasiado en llegar a algún punto de encuentro tras esa fecha, y el escenario de caos, como consecuencia de un desacuerdo muy prolongado, parece estar fuera de consideración, por el momento. 

Los republicanos tienen desde hace tiempo una seria batalla interna entre ultra conservadores y moderados, que ha estado hasta la fecha, más o menos, “en el armario”, pero que finalmente está explotando públicamente, y quizás eso complique llegar a algún tipo de acuerdo de mínimos amplios, en los que al parecer ya estarían prácticamente de acuerdo -pese a lo que declaran oficialmente-,  el Speaker de la Cámara de Representantes, John Boehner,  y el Presidente Obama.

La Reserva Federal tiene este martes y miércoles su última reunión de Comité Abierto de 2012, y el miércoles Ben Bernanke nos contará lo que han decidido en la misma. Lo esperado es que la llamada “Operación Twist” -que sustituía vencimientos a corto, por compras de bonos a largo-, que termina en diciembre, tenga algún tipo de continuidad, por la vía de algún programa adicional de compra de bonos a largo. La Fed seguramente no hará mucho más de lo que está haciendo ahora en lo referido a liquidez, pero tampoco menos. Y, bueno, además de lo anterior, el mercado recibirá la suficiente información sobre esta economía (como) para ir constatando que continúa o no, la cada vez más obvia mejora, que sin lugar (a dudas) empuja un sector inmobiliario, ya de vuelta de su largo calvario. Tendremos datos de ventas de retail (minoristas), el jueves, además de precios de importaciones y exportaciones, índice de precios al consumo (CPI), producción industrial y nuevas aplicaciones para hipotecas, entre otros. Feliz Semana.

 

 

Domingo, 16 Diciembre 2012 00:00

ESTA SEMANA, 17-21 Diciembre de 2012

El “Santa Rally”….. en interrogante 

 

Normalmente por estas fechas del año hablamos siempre de “Santa Rally”, ya saben ese tirón hacia arriba que gustan hacer estas bolsas en torno a la Navidad, que deja sus portafolios con color optimista. Pero no está muy claro que vayamos a verlo este diciembre. La verdad es que hay muchas más razones para tenerlo que otras veces. La economía estadounidense se recupera de forma clara, -los datos lo confirman semana a semana-, la Fed ha puesto en danza la semana pasada una nueva batería de liquidez para los próximos meses que siempre sienta bien a estas bolsas, y el resto de la economía global, -incluida Europa-, presenta un escenario que mejora la foto de hace muy poco, pero señores la complicación sigue siendo lo confundido que está Wall Street con lo del “Fiscal Cliff”.

 

A un inversor a medio largo plazo el tema debería no influirle demasiado o nada, -porque se arreglará tarde o temprano, no lo duden-, y lo importante son esos fundamentales que están  más  ligados con las noticias positivas que les citaba. Pero a los traders de estas bolsas los tiene paralizados. Se recuperarán. Y en ese momento veremos el rally. Mi impresión es que hay tantos traders que se han perdido los últimos rallys, que están “deseando” una caída pronunciada, para ver si pueden entrar de nuevo a buen precio, y por eso las “malas vibraciones” son un tanto inducidas forzadamente.

 

Esta semana entrante comenzará  con un dato manufacturero del Estado de New York, el lunes, que es importante, porque hemos visto cierta desaceleración últimamente, mientras China sin embargo nos ha dado su mejor dato del sector, en catorce meses. El miércoles y jueves hay importantes datos inmobiliarios, que ciertamente importa mucho analizar para seguir constatando que la recuperación mostrada por ese sector es consistente. El jueves oiremos la última lectura del Producto Interno Bruto del tercer trimestre de 2012, y finalmente el viernes el sentimiento del consumidor y el gasto personal. Sobre todo el tema del sentimiento, nos interesa ahora, para ver qué tanto se está contagiando el consumidor de a pie, de los “aspavientos” de Wall Street con el “precipicio fiscal”, que ya les he contado varias veces, porque como visualización de lo que ocurriría a partir del día uno de enero si no hay acuerdo entre republicanos y demócratas, no es precisamente muy acertado, por dejarlo en algo suave. Feliz Semana.

 

 

Domingo, 23 Diciembre 2012 00:00

ESTA SEMANA 24-28 Diciembre de 2012

Felices Fiestas!!!!!

 

Creo que quienes me siguen desde esta columna durante todas las semanas, en estas fechas de Navidad merecen un regalo por mi parte, y no se me ocurre nada mejor que recomendarles que no se dejen llevar por las trompetas apocalípticas de cada día que últimamente los medios necesitan para sobrevivir. Esas trompetas tienen que ver más con la audiencia de los medios que con la realidad de lo que está pasando económicamente y, en consecuencia, que con lo que conviene a sus bolsillos. Ríjanse por los fundamentales, no por los ruidos políticos de turno. 

Este ya casi terminado 2012, iba a ser el del fin del mundo -y no me refiero a las profecías mayas, sino a la cantidad de literatura económica barata que hemos podido leer a lo largo del año sobre lo mal que iban a ir las cosas-. Pues bien, resulta que el Dow Jones está en este momento un 8% arriba desde que empezó 2012, y un 14% y 16% respectivamente el S&P500 y el Nasdaq. Nada mal ¿no? 

Ahora la “Espada de Damocles del momento” es el “Fiscal Cliff”, no se preocupen no voy a seguir con el tema. Es una batalla política que, desde luego, puede afectar negativamente a la economía -lo explica muy bien Pereyra en la columna de al lado-, pero no duden se resolverá tarde o temprano, y cuando esté resuelta lo que importará serán los fundamentales, y esos están cada día mejor. La pasada semana hemos visto que el sector inmobiliario toca récords no vistos en años en sus ventas de viviendas, y el gasto del consumidor -diga lo que diga el dato de sentimiento que en ocasiones se vuelve muy desorientador-, resulta que subió en su última lectura un 0,6%, un récord en tres años.  El tercer trimestre -el previo a las elecciones, con las “trompetas” que les comentaba arriba dejándonos sordos-, resulta que no crecimos un 2,7% como creíamos, sino un 3,1%, y fíjense además, el que hizo la diferencia para esa corrección al alza fue el gasto del consumidor. O sea, y en resumen, a pesar del “Fiscal Cliff” de por medio, que efectivamente si el sector fundamentalista-tea party republicano se empeña podrá traernos cierto empobrecimiento por un tiempo (o sea los veintitantos representantes que han jurado a sus donantes que no votarán nunca jamás en su vida una subida de impuestos, sea del tipo que sea, y que dejaron a su líder el viernes sin poder sacar adelante su plan B), los fundamentales serán en 2013 aún mejores que en 2012. No pierdan el tren. Feliz Navidad!!.

 

 

Lunes, 31 Diciembre 2012 00:00

ESTA SEMANA 31Dic. – 4 Enero de 2013

No se dejen amedrentar  y Feliz 2013!!!!!

Dice este domingo en uno de sus artículos CNN Money que “despite its name, many strategist say the fiscal Cliff will not hit the economy right away”, osea “que a pesar de su nombre, muchos estrategas dicen que el precipicio fiscal no golpeara a la economía de forma inmediata”.

Cuando vi por primera vez, que al hecho de que el uno de enero venzan una serie de exenciones de impuestos y se activen automáticamente una serie de recortes de gasto público, alguien lo denominaba “Fiscal Cliff”, pensé que difícilmente se podía buscar una metáfora más desafortunada para describir esa situación. Parece evidente que la expersion se adopto con toda la mejor intención de dar urgencia a que se hiciese algo por evitar llegar a esa fecha sin un acuerdo alternativo, -lo que es finalidad encomiable-,  pero desde luego no describe con acierto lo que sucederá a partir del uno de enero.

A la hora de traducir la acepción al español, me decidí por utilizar “precipicio fiscal”, y no “abismo fiscal” , porque si precipicio ya es una palabra fuerte, abismo lo es aún más.

Pues bien, ahora que estamos llegando al uno de enero, muchos empiezan a “desayunarse” con ese aspecto desafortunado de la expresión. La bolsa, -el dinero-, como habrán visto, estos últimos meses nunca ha considerado al abismo como tal, y eso que si para alguien hay abismo en lo que ocurra a partir del día uno, es precisamente para las rentas más altas y quienes están como protagonistas de primer nivel en estas bolsas. Pero esos protagonistas, saben, -aunque dejen a los medios más conservadores que asusten al personal y defiendan sus intereses -, que también con esos recortes de beneficios, (entiéndase aumento de impuestos), se puede ganar dinero, mucho dinero. Por eso la bolsa no ha hecho hasta la fecha demasiados aspavientos, más bien los estrictamente necesarios, que obviamente se incrementaran algo estos próximos días, si no hay un acuerdo, pero todo dentro de una comedida moderación. Lo del “Fiscal Cliff”, no tiene nada que ver, ni es comparable, con la locura irresponsable de Agosto 2011, en la que la disfuncional Casa de Representantes del Congreso estadounidense amenazo con declarar a Estados Unidos en quiebra, (sin necesidad ninguna legal, ni real de hacerlo). El problema fiscal es aún más grave, pero su puesta en escena es distinta. No irrumpe como un “precipicio”, sino como una suma de despropósitos, que termina por no poder ser arrastrada, ni incluso por el país más rico del mundo.

Ocurre sin embargo que un porcentaje enorme de traders e inversores, que llevaban desde antes del verano apostando equivocadamente a que desaparecería el euro, a que la economía estadounidense no levantaría cabeza y a que entraría en nueva recesión este mismo 2012, etcétera, etcétera…. necesitan ahora desesperadamente una caída en picado de estas bolsas para poder volver a entrar en el mercado, a precios razonables, y recomponer así sus desastrosas carteras. Ojala tengan lo que desean. Pero “mi punto” es que ustedes no pierdan de vista el horizonte: 2013 va a ser con o sin “Fiscal Cliff”, un año con sobresaltos como todos, pero con una economía estadounidense y global mucho más saneada, que la de 2012.  Y 2014 y 2015 probablemente sean años de “boom” en muchos lugares del mundo.

Estados Unidos tiene que poner en orden su política fiscal, pero eso no es cuestión de salvar o saltar un “Cliff”, es algo que va más allá, y necesita un consenso civilizado del Congreso, que no puede convivir con la promesa ultra radical de los republicanos del “Tea Party”, que no pueden votar por ningún tipo de subida de impuestos del tipo que sea, (han prometido a sus donantes no hacerlo). El partido Republicano necesita resolver el cisma que ha dejado crecer dentro de sus filas, sino corre peligro incluso de disolverse o convertirse en un partido regional, -de los estados mas pobres-, algo que no seria nada bueno para el país.

Inclinaciones o preferencias políticas a parte, el Presidente Obama y los demócratas están en una situación tremendamente cómoda. Están diciendo al Congreso y al pueblo estadounidense, -del que por cierto acaban de ganar la confianza y el mandato de presidir el país por cuatro anos más-,  lo siguiente: OK están a punto de vencer un montón de exenciones de impuestos y de recortes de gastos públicos, seamos civilizados, lo primero es proteger a los que más lo necesitan, pongámonos de acuerdo “en que el uno de enero no venzan las exenciones de impuestos para quienes ganan menos de 250.000 dólares anuales”, -en eso coincidimos todos-,  y luego sigamos hablando de todo lo demás, o sea de la resolución a medio y largo plazo de nuestro problema fiscal, entrando en cuantos detalles sean necesarios. Pero a esa oferta , -imposible de rechazar si se tiene un mínimo de olfato político de sobrevivencia-, el ala conservadora del partido republicano ha dicho, “no de ninguna manera”, porque si hacemos eso luego nos “torearan” con lo demás. Puede ser, no digo yo que no, pero hay que saber cuando se pierde en política, y ese sector republicano, no reconociéndolo, puede hacer un daño tremendo e irreparable a su partido. Lo saben bien muchos republicanos en Washington , -incluido el speaker de la Casa de Representantes-, que buscan desesperadamente salir de esta absurda y disfuncional situación como sea, porque más que la economía del país, lo que verdaderamente se esta jugando aquí es el futuro del partido Republicano, y sino “al tiempo”.

La economía estadounidense con o sin impacto de potencial “Fiscal Cliff” incluido, es una economía ganadora los próximos años. El sector inmobiliario esta en franca recuperación, el empleo ira mejorando a partir de la segunda mitad de 2013, la confianza del consumidor dejará de amedrentarse con las voces apocalípticas de los “Cliffs du Jour”, que podamos tener en adelante y se volverá mas robusto, y la coyuntura global, (Europa, China, Japon, India, Brasil….), si bien con obstáculos y problemas, será los próximos cuatro años, mucho más gratificante que los cuatro anteriores, que conviene recordar a los olvidadizos, que han sido los que siguieron a la mayor recesión financiera en cincuenta años, la afortunadamente ya cada vez mas lejana “depresión arrancada en agosto de 2007” , que estuvo a punto de destruir el sistema financiero mundial, y el entramado de economía de libre mercado, con el que mejor o peor, nos llevamos moviendo y progresando favorablemente desde hace mucho tiempo. Vuelvo a advertirles: no se dejen llevar por las trompetas apocalípticas que el mundo de la comunicación moderna, necesita casi una vez al mes para poder sobrevivir. Ese es un problema de los medios, no suyo, ni de sus ahorros. Feliz 2013.