ESTA SEMANA EN WALL STREET Destacado

Los últimos coletazos del año culminan con dos jornadas bursátiles antes de que los mercados cierren el miércoles para celebrar el nuevo año.  Los datos económicos serán limitados y no se esperan anuncios de resultados trimestrales de referencia esta semana. Es importante recordar que el informe de empleo de diciembre se publicará el próximo viernes 11 de diciembre, no el este viernes, como es costumbre.

Ha sido un año excepcional para la bolsa americana con con el S&P 500 acumulando una rentabilidad del 29% en 2019. Tanto el S&P 500 y el Dow Jones cerraron a niveles récord el pasado viernes mientras los inversores seguirán monitoreando el pulso de la tendencia alcista.

Sin embargo, lejos de mostrar síntomas de fatiga, el espíritu alcista se mantendrá vivo y coleando pese a que los primeros compases de la nueva temporada se prometen intensos. Al juicio político que acecha al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el Senado, donde se espera que sea exonerado de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso que avalan su impeachment, hay que sumar el arranque formal de carrera electoral el próximo 3 de febrero, con los caucuses demócratas en Iowa.

Los derroteros políticos que comiencen a perfilar quien será el candidato demócrata encargado de plantar cara al actual inquilino de la Casa Blanca deberían llegar precedidos de la rúbrica entre Washington y Pekín de la Fase 1 de su acuerdo comercial mientras la congelación a partir de enero de la producción del 737 Max de Boeing promete generar estragos entre sus más de 600 proveedores y causar daños colaterales a las aerolíneas.

De hecho, el consenso de los economistas estiman que el fabricante aeronáutico podría llegar a borrar hasta 0,5 puntos porcentuales del crecimiento del PIB de EEUU en el primer trimestre de 2020. “si los proveedores de Boeing deciden suspender o despedir trabajadores en las próximas semanas, existe el riesgo de que el daño sea aún peor”, augura Michael Pearce, economista de Capital Economics.

Pero los posibles traspiés que puedan ocurrir en los primeros compases del próximo año no evitan que a día de hoy el consenso de los analistas observen al S&P 500 en los 3.407 puntos en los próximos 12 meses, una rentabilidad de al menos un 6,5%, según FactSet. Para otro acostumbrado a diseccionar el comportamiento de la renta variable estadounidense, como es el caso de Sam Stovall, director de inversiones de CFRA, existen cuatro pilares que apoyarán las alzas en las bolsas a este lado del Atlántico.

La Reserva Federal también centrará la atención esta semana. El viernes, se publicarán las actas de la reunión de diciembre del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC). En lo que respecta a las perspectivas a corto plazo, los analistas de Deutsche Bank anticipan que las minutas coincidirán principalmente con el mensaje del presidente Jay Powell a principios de este mes de que la política monetaria está en el lugar correcto, salvo cualquier "evaluación material”.

En lo que se refiere a qué cabe esperar de la Fed en 2020, los economistas de Goldman Sachs, por ejemplo, no esperan ningún recorte de tasas en el nuevo año, en línea con las expectativas del mercado.

El lunes conoceremos los inventarios mayoristas, el PMI de Chicago, las ventas de casas pendientes y la actividad fabril de la Fed de Dallas. Un día después se publica el Índice de precios de vivienda FHFA y la confianza del consumidor de la Conference Board. La primera jornada bursátil de 2020 se estrenará con las peticiones semanales de subsidio por desempleo, el Bloomberg Consumer Comfort y el PMI manufacturero final que elabora Markit. Para terminar la semana contaremos con el gasto en construcción y el ISM manufacturero de diciembre.