Covid-19: Las redes sociales contra la desinformación

Covid-19: Las redes sociales contra la desinformación Destacado

(EFE) Las redes sociales en tiempos de confinamiento por el coronavirus echan humo con tanta actividad y por ellas circulan todo tipo de información, por ello han tomado medidas para intentar mantener a los usuarios protegidos de los bulos.

Facebook, Twitter, Instagram o WhatsApp trabajan en colaboración con las autoridades, en especial sanitarias, para alertar a los internautas de los bulos que campan desde el inicio de la crisis y garantizar información fidedigna y contrastada.

La medida más evidente para los usuarios son las ventanas emergentes o los mensajes que aparecen cuando se quiere acceder a información sobre el Covid-19.

Conozca los hechos

Una búsqueda por la palabra coronavirus y otras relacionadas o el uso de una etiqueta lleva en Twitter al siguiente mensaje: "Conozca los hechos. Asegúrese de tener la mejor información sobre el coronavirus (Covid-19). Conozca los recursos disponibles del Ministerio de Sanidad", junto a un vínculo a la página de este departamento ministerial, con el que trabajan.

A comienzos de febrero, Twitter lanzó un nuevo servicio de alertas de búsquedas, que aparece destacado cuando se busca información sobre #coronavirus, asegurando que lo primero que se muestra es "información precisa y autorizada", señala en su blog.

La web de la OMS es la que proponen Facebook e Instagram, con el mensaje: ¿Buscas información sobre el coronavirus? Consulta la información más actualizada de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para cuidarte y evitar que el virus se propague".

Facebook -propietaria de Instagram y WhatsApp- trabaja con las administraciones a nivel internacional y local y dispone "de líneas abiertas de comunicación" con organizaciones como la OMS, explica a Efe la directora de comunicación de esa red social en España, Lola Baños.

Se trata además de acabar con la desinformación, para lo que -dice- se "han aumentado los esfuerzos para desacreditar cualquier contenido erróneo relacionado con el coronavirus".

Facebook elimina el contenido sobre afirmaciones y teorías de conspiración que hayan sido desacreditados por la OMS y otros expertos en salud, mientras en Instagram se bloquearán y restringirán los "hashtags" usados para difundir desinformación.

Verificadores externos

Ambas redes trabajan además con verificadores externos de datos, que cuando califican un contenido de falso aparece una pantalla gris de advertencia, enlazando a la explicación dada por el verificador.

En cuanto a las políticas de publicidad, -destaca Baños- "se están prohibiendo anuncios y eliminando el contenido que pueda ser dañino para la salud".

De igual manera, Twitter señala en su blog que detendrá cualquier intento por parte los anunciantes "de utilizar de manera oportunista" el Covid-19 para hacer publicidad "inapropiada".

Además, exigirá a las personas que eliminen de sus cuentas los mensajes que, entre otros motivos, contradigan las recomendaciones de las autoridades sanitarias; describan tratamientos nocivos; causen pánico o señalen ciertas nacionalidades como más susceptibles de enfermar.

Así, están prohibidos tuis como: el distanciamiento social no es efectivo; beber lejía cura el Covid-19; el coronavirus no afecta a los niños o acaban de anunciar que no llegarán alimentos durante dos meses, dirígete a tu tienda lo antes posible y compra todo.

Con el objetivo de "elevar y ampliar" la información de salud autorizada, Twitter colabora con "organizaciones expertas, cuentas oficiales del Gobierno, profesionales de salud y epidemiólogos".

Pero si hay un dispositivo por el se mandan audios o vídeos, esos son los teléfonos móviles, a través de WhatsApp.

En Facebook, al que pertenece, se están comprometiendo a poner de su parte "para hacer frente a los mensajes virales", para lo que se han introducido algunos cambios, comenta Baños.

Por ejemplo, reducir a cinco los chats a los que se puede reenviar un mensaje a la vez y la creación de las etiquetas de "reenviado" y "altamente reenviado" -una o dos flechas casi superpuestas en extremo superior izquierdo del mensaje-, que indican que quien lo envía no lo ha creado.

 

La OMS te contesta por WhatsApp

 

Los mensajes y llamadas están cifrados y, aunque WhatsApp no pueden verlos ni escucharlos, "puede saber cuándo un contenido ha sido reenviado", explican a Efe fuentes del servicio.

La OMS ha creado esta misma semana Alerta Sanitaria en WhatsApp, para responder a las preguntas sobre el Covid-19 y ofrecer información oficial, rápida y fiable. De momento está solo en inglés (+41 79 893 1892), pero en breve llegará a las lenguas oficiales de Naciones Unidas, entre ellas el español